Disfruta de una Lactancia Feliz
Lactancia Natural

  Parecía que todo iba bien hasta que empezaron a obsesionarme (casi desde el primer día!!) con el peso del bebé,

... que si no recuperaba bien el peso,

... que si no engordaba al ritmo de la media,

...que podría no estar chupando correctamente,

... si yo estaba generando la suficiente cantidad de leche,

y de que habría que darle suplemento, sumergiéndome en un mar de dudas. 

 

 

 

Confusa e indecisa, accedí a darle suplemento las siguientes semanas , es decir, empecé una lactancia mixta hasta que me acerqué a un grupo de apoyo a la lactancia  y ….ví la luz.

 

Recuperé la confianza que había perdido en el hospital y empecé una lactancia materna exclusiva feliz y sin problemas.

 

Mi experiencia personal me llevó a querer especializarme en lactancia  y  poder ayudar a otras madres a disfrutar de dar pecho y dejar atrás miedos e inseguridades.

 

La mayoría de las mujeres que conocemos hemos sido alimentadas con biberón, ya fuera porque alguien dijo a nuestras madres que no tenían leche o que no era buena, por algún consejo de familiares o amigos basado en mitos, o por algún otro motivo.

 

Actualmente somos muchas las mujeres que  queremos y damos pecho, lo hacemos sin referentes cercanos,  y es por ello que se hace necesario tener información y un acompañamiento personalizado.

Yo siempre he creído en la sabiduría de la naturaleza y mi sentido común me decía que estando al pecho el mayor tiempo posible era la mejor manera de que aumentara la producción...

 

 

pero entonces el cocktail hormonal postparto me jugó una mala pasada y me hice pequeñita e insegura…todo el embarazo dando por hecho que iba a dar pecho sin mayor problema y ahora, los profesionales sanitarios, sí, “profesionales” me auguraban complicaciones dado que mi producción de leche parecía insuficiente.

 

 

LO QUE ALGUNAS MAMAS DICEN DE MI

“desde el primer día tenía bastantes molestias y no sabía muy bien por qué.

 

Nerea me dio varias pautas para mejorar la postura y el agarre.

Todo mejoró y me sentí reconfortada.

 

Me ayudó a no tirar la toalla y se lo agradezco profundamente”.

- Salima, madre de Yannis de 2 semanas

 “tenía que empezar a trabajar y no sabía por dónde empezar para organizarme y poder continuar con la lactancia.

 

Estaba muy preocupada por ello, porque era la primera vez que me separaba de mi bebé.

 

Nerea me ayudó a planificarme y  poder así extraerme y continuar dando pecho una vez empezara a trabajar”.

- Hafida, madre de Khaled de 18 semanas